La erosión del viento


En las zonas donde la lluvia es moderada, la erosión del viento es de poca importancia. La superficie del terreno está cubierta de vegetación, y el viento ejerce muy poca influencia sobre la erosión del lugar.
Sin embargo, en las regiones secas el viento tiene un papel importante en la formación del suelo.
Cerca de un quinto de la superficie de la Tierra se encuentra cubierta de zonas desérticas. La escasez de lluvia es consecuencia de las características climáticas y geográficas.
Por lo general, las regiones desérticas están sometidas a cambios extremos de temperatura y, por esta causa, las rocas que están a la vista tienden a romperse.
El material que se desprende es arrastrado por el viento. Este generalmente, sopla en una dirección fija en cada región del desierto. De este modo, las partículas son transportadas a grandes distancias y se depositan, en algunos casos, en lugares donde las plantas las pueden fijar al suelo.
La mayor parte del territorio de China está compuesto por este material llegado desde los desiertos de Asia.
El aspecto del desierto varía de acuerdo al tipo de roca que predomina. Por ejemplo la piedra caliza que no posee sílice no se transforman en arena y el desierto, es en consecuencia, una superficie de rocas quebradas. Cuando lo que abunda son las rocas ígneas, este se convierte en granos de arena.

erosion del viento


Con el tiempo, los depósitos de cantos rodados o aluvionales producen gran cantidad de arena. Estos granos de arena tienen papel importante en la erosión del terreno. El viento los puede llevar a cortas distancias y estos granos chocan con fuerza contra la roca. Las rocas duras llegan a depositarse sobre otras más blandas y toman la forma de formaciones rocosas y montículos aislados. La acción erosiva de los granos de arena es mayor junto a la misma base, y la socavación de las rocas es muy pronunciada.
La eliminación sostenida de los granos de arena concentra los fragmentos mayores en áreas de grava, en la región de las rocas expuestas al viento. Se puede decir que existen tres tipos de superficies: la roca pelada, clara y pálida por la acción continua del viento y la arena; los depósitos de grava, y la arena que se acumula allí donde la lleva el viento.
Los mismos granos de arena se gastan y se hacen completamente redondos. Estos son muy diferentes de los que transporta el agua porque son mucho más livianas. Otra diferencia es que carecen de mica.
Estas características sirven para identificar zonas arenosas antiguas.
Cuando la velocidad del viento cae, la arena se deposita y así se forman las conocidas dunas.
En lugares como el Sahara, existen muchos kilómetros cuadrados con dunas móviles (dunas que se desplazan por efecto del viento).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Ciencia y Tecno Copyright © 2011-2012 | Powered by Blogger